Homenaje a mi padre,

Eduardo Pérez Carazony

 

 

El objetivo principal de la emigración siempre fue el de buscar otra forma mejor de subsistencia, buscar la forma de mejorar la situación socio-económica de las personas, de las familias, aunque para ello haya que dejar atrás lo que más se ama: familia, amistades y la tierra de nacimiento. Cuando un emigrante coge su maleta y se aleja de su casa, no se puede imaginar lo que le espera en la lejanía, en la tierra de acogida. Siempre va con la esperanza de que todo saldrá bien. Siempre irá con la firmeza y seguridad de que hará todo cuanto sea para conseguir lo mejor para ellos, para los que deja atrás. Pero no siempre ese lugar que uno escoge para salir de su problema económico o social te da lo que buscas y entonces hay que seguir buscando y así hasta encontrar lo que uno se ha ido buscar. Fueron muchas las personas que emigraron a lugares donde pensaban encontrarían lo que buscaban, pero que con el tiempo tuvieron que volver a rehacer las malestas y nuevamente andar el camino y así hasta encontrar el sitio que te brinde lo que tu necesidad demanda. De un país a otro hasta encontrar su sitio o volver a casa con la maleta vacia y eso sería siempre lo último.

Hace un tiempo, recibí un mensaje de Ramón Pérez, en el foro de la página y Ramón me contaba un poco la historia de su padre. Me pareció muy interesante y le pedí más información. Así empezamos este contacto que me ha llevado a crear este interesante testimonio y al mismo tiempo un homenaje y recuerdo a su padre Eduardo Pérez Carazony y como no, a todos los emigrantes españoles que como Eduardo un día asiaron su maleta y se fueron a buscar en tierras extrañas aquello que su propia tierra les negó.

A continuación os pongo los mensajes y documentos recibidos por Ramón, el hijo de Eduardo Pérez Carazony que ha querido que mi página sea el lugar para homenajear y agradecer a su padre lo que hizo por ellos y es para mí un gran orgullo y una gran alegría poder tener aquí este testimonio, esta historia e intentar así que esa espina se suelte para siempre.

Gracias Ramón, sirva esto como homenaje a tu añorado padre. MALT.

 

Una espina que tengo clavada.

 

Hola MALT, en febrero 2008, escribí en el libro de visitas sobre mi padre Eduardo Pérez Carazony (1925-2006), hoy te mando algunas fotos y documentos en recuerdo póstumo, para que los publiques si te parece.

Mi padre era natural de Olvera (Cádiz), al igual que mi madre y nosotros 6, emigró durante 14 años (mayo 1967- julio 1981), estuvo 1 año en Inglaterra y el resto en Holanda, y regresó antes de tiempo por un accidente de trabajo, afortunadamente sin secuelas. Siempre habló maravillas de allí, el verano pasado tuve la oportunidad de visitarlo con mi mujer y mis dos hijos, y nos gustó muchísimo, tengo que repetirlo en otra ocasión.



Volviendo sobre mi padre, el vivió casi siempre en La Haya, y por lo que contaba tenía muy buenos compañeros y amigos tanto de España como de otros paises hermanos (Portugal, Chile...), desde aquí les mando un abrazo a todos, junto a mi agradecimiento y reconocimiento por la sincera amistad y apoyo durante tantos años, y ojalá algunos puedan reconocerse en las fotos.

Olvera, Cádiz.

La Haya, Holanda.

 

Aprovecho la coyuntura para contarte algo de mi familia y concretamente de mi padre en relación con la emigración:

En casa somos 6 hermanos (Eduardo, Jose Luis, Encarna, MĒ Del Carmen, J. Antonio y yo (ramón), mi madre se llama Rosario, cuando mi padre partió para Inglaterra (mayo-67) mi hermano el mayor tenía 12 años y yo el menor 9 meses, allí estuvo algo más de 1 año, y según refiere pagaban poco y trabajaba mucho.

 

 

 

 

Después marchó a Holanda, y aunque los principios fueron muy difíciles, pues no tenía trabajo, incluso llegó a apuntarse en una lista para emigrar a Australia, pues por aquellos, entonces captaban a gentes con familia numerosa y de raza blanca (que no se ofenda nadie) y le ofrecían trabajo, casa y una cantidad importante de $, siempre que se fuera para allá con todos nosotros.

 

 

 

 

Afortunadamente, las cosas cambiaron y pudo encontrar trabajo en una fábrica de pinturas, y posteriormente en el ferrocarril, antes de vivir en Den Haag (La Haya para los hispanos), vivió un tiempo en Leidschendam.

 

 

Y llegó el momento de...

Frente a una locomotora de la NS.

 

Eduardo durante su trabajo en la empresa Nederlandse Spoorwegen.

Eduardo en uno de los trenes de la NS. (Ferrocarriles Holandeses.)

 

 

En agosto de 2007, visité Holanda con mi mujer y mis 2 hijos, y estuve en La Haya. En la puerta de su casa nos hicimos algunas fotos, una te la mando junto con la suya, lástima que mi padre no viviera (falleció el 12/8/06) para ver que hemos seguido sus pasos de la emigración, pues le hubiera hecho feliz, es una espina que tengo clavada.

Con mi esposa y mis hijos en la casa donde residió mi padre.

Eduardo frentre a la puerta de la casa donde vivió en La Haya.

 

 

 

 

Fotos y documentos de Eduardo en La Haya:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros documentos:

Carta de despedida de Eduardo.

Carta de despedida de sus amigos.

 

 

 

Postal de Eduardo dedicada a su hijo menor, Antonio.

Y abajo varios documentos de identidad de Eduardo.

Antoñito.

 

 

 

Gracias Ramón, por compartir con todos nosotros estas cosas, tan emotivas y hermosas, que no son otra cosa que "nuestras cosas", las cosas de los emigrantes, como lo fue tu padre.

Un abrazo desde la lejanía. MALT.

Volver