mAbert van Dijken. Philips Koerier .. sábado 17 de agosto de 1963

Los obreros españoles volvieron a su casa de Extremadura

Sus vacaciones fueron una fiesta

El cielo. del pequeño pueblo agrario de Guadalupe,. Amaneció .totalmente des-pejado y. soleado. .Las casitas .blancas de .cal.. junto .al. famoso. y ..fascinante monasterio .donde. un día. el .Duque de Alva .residió, .están ahora. sumidas en-tre .paz. y. silencio. .De vez .en .cuando nos .encontramos. algún ..anciano ..que después de haber tomado el sol matinal busca ahora .la sombra de los portales, los mismos portales que comparten con los. burritos. grises .y .pardos. En estas tierras. la vida. de personas y animales ha estado siempre muy ligada.

Típica calle de Guadalupe en agosto de 1963

 

Sus vacaciones fueron una fiesta

Desde .la .pintoresca .plaza del..pueblo,. nos llegan las voces de decenas. de .personas. .Allí, .junto a .las tabernas, en el corazón de. Guadalupe, se ha juntado todo el vecindario para despedir a ese grupo de hombres y mozos que han pasado ocho días de va-caciones y que ahora emprenderán el viaje de vuelta a Holanda. 'Buen .viaje. .Hasta. la vista.' Con estos. deseos les arropan sus padres, esposas, hijos y amigos en el momento de partida.

Bienvenidos a casa.

Hace .ocho. días .todo el vecindario también se encontraba en la plaza .Entonces .era .para recibir a. sus. maridos y sus hijos, que después .de. medio .año .en Holanda, trabajando .para la Philips, volvían. a .casa. por .primera. vez. Fue. un largo viaje desde Ein-dhoven a Guadalupe: más de 2000 kilómetros.

En las despedidas participaba todo el pueblo.

Media noche era ya. cuando. el repiqueo de las campanas. Anunciaba. su llegada. Bienvenidos a casa, Fernando, bienveni-do .Pedro .y .también. Lorenzo. Una .salva .de. cohetes .completaba .la bienvenida. En un santiamén todo el pueblo estaba revuelto. Así recibió este pueblo a sus hijos.

Cuando Patricio .recuerda aquel momento que dijo adiós a su tierra de nacimiento, olvida toda la indeferencia. Fuen un día de febrero, cuando por propia decisión se alejó de su pueblo serrano de Extremadura, su región. Con otros nueve hombres y jovenes. y .arropados .por sus. familiares y amigos, y bañados en lágrimas en el momento de la despedida, se marcharon buscando otra vida. Ellos capitularon ante una existencia desolada en esta dura y árida tierra.

El momento de la despedida

Las .despedidas .en. los. pueblos .y. aldeas .es. siempre igual que la primera vez. Solamente , que estos hombres ya saben donde. van, .en .que lugar tabajan, donde comen, beben y donde duermen. Pero el estar por primera vez más de medio año separados de sus personas queridas es un cambió muy brusco en la vida de una persona.

Poco .a. poco, la. inquietud .se apodera de las gentes en la plaza del pueblo. El autobús hace su entrada en la plaza. De pronto se crea .un. gran .tumulto. y .alboroto. en el momento de cargar las maletas .y .macutos en los maleteros del autobús. Los padres se despiden. de sus .hijos, cojiéndolos en sus brazos, una y otra vez y. por. último .la .madre,. la .esposa. Allá .en. las. tabernas,.más escondidos, .algunas parejas de novios se despiden más .íntima-mente: jovencitas morenas y jovenes de negros flequillos.

Bonie. Ramakers, .el .chofer. belga .ya ha tocado cinco veces el claxon,. avisando .de .la .salida, .pues. pasa mas de una hora del horario. Pero .tampoco .les mete .mucha prisa, pues él sabe muy bien. lo .que .significa. tener .que .despedirte .de. tu .mujer y tus hijos. En. casa, .también. le .espera .su mujer .y .tres .auténticos briboncitos. y .está .deseando.. llegar .para .jugar. la. partida. al fútbol, que les prometió antes de partir.

El autobús espera en la plaza del pueblo.

Gentes de Zorita en el momento de despedir a sus familiares y amigos.

Un .último .beso, .una .estrechez de manos, 'que os vaya bien querida familia, adiós. mi Guadalupe.' Comentan desde el autobús. Empiezan a. cantar, ..estos .amantes .de .esta. tierra. roja .y .parda, ..canciones populares.llegadas de Andalucia y acompañan a estos ritmos con sus palmas .dándoles. un .toque .más moro y gitano. Cantan, aunque solo sea para hacer desaparecer ese nudo que .se .siente .en. la garganta.

El sonido de la guitarra

El autobús da la vuelta a la plaza y se va cuesta abajo en dirección al valle, .donde .los .burritos .grises y pardos y briosos caballos de raza andaluza .se .echaran. la siesta .cuando .llegue .el medio día.

En .el .autobús,. la radio. está muy alta. Para que la música de la gui-tarra .flamenca .sobre salga..del. ronquido .y el gruñido que produce. el pesado motor diesel del autobús.

Roncando .y gruñendo, el .autobús .azul, sigue su .camino, retorciéndose como un ofidio por el ondulado y despojado mundo serrano, con mil y una curvas. Camino de Holanda, al pueblo de Someren en Brabante del Norte y. Sevenum en Limburgo. Dos pueblos que para estos españoles se han convertido en algo más que un concepto.

Las despedidas: cada vez el mismo escenario

En .Cáceres, en. la Plaza .del .General. Mola,. se .ha. reunido .todos los familiares de los que vuelven a Holanda. Una gran multitud.. Las maletas .y .otros equipajes .ya se han cargado pero las despedidas de los familiares requieren mucho tiempo. Luis Aparicio Arroyo (29) vuelve a cojer de nuevo a sus. hijos entre sus brazos. Primero las dos niñas: Sacramento de siete años y María Mercedes de tres años. Ellas le acarician el cabello y él las vuelve a besar.

A la falda materna

Julián, que tiene 5. años, .está .agarrado .a .la falda de su madre. Con sus ojitos castaños, busca a su padre. En lo alto de la torre de Santa María, hacen nido las cigüeñas. El macho vuela de acá para allá sin importarle lo que pasa al pie de la torre. Julián.ha prometido. a su. padre. que .cuidará de.mama .y en. el .momento en que el padre, Luis se despide de su mujer, las cigüeñas miran curiosamente hacia bajo. Hasta la vista,.Sguance, hasta.la vista.Sacramento, María y Julián. El autobús de-saparece, una nube de polvo queda atrás y el recuerdo de ocho días felices.

Juntos de ida y juntos de vuelta ( Después de casi 4000 kilómetros)

Con. mano .segura .guían .los. conductores .belgas .y .holandeses .esas .'decenas. de caballos' por sofocantes y pedregosos parajes. del .sur español.. Con .el .calor. del .día .y el .frío de la noche, viajan estos caballeros de la carretera. Por caminos polvorientos de la geografía montañosa, toman cientos de curvas como si ésto fuera su trabajo diario, cientos de kilómetros conduciendo .al .pié de. los barrancos, utilizando el volante como si de una brújula se tratara, por esas tierras caprichosas y con muy diferentes paisajes. y .mesetas .interminables .que.de repente .terminan en hondos valles. Con monótono ruido del motor .en. marcha conducen a los autobuses de Arnold van Dijk de Eindhoven. A veces han de para por culpa de los lentos burros o de los rebaños de ovejas o cabras y los pastores que invanden la carretera cuando vuelven a los establos y rediles.

Estos. conductores, .están .preparados para aguantar todos los contratiempos. Sus grandes manos sujetan bien el volante y sus caras .se .mueven .junto. con .él. Habrán .pasado. miles. de .kilómetros cuando vuelvan a entrar en la Ciudad de la Luz.

Para .los conductores: B. Ramakers, G, op 't Veld, t.de Vrij, R. Erens, L.van de Mortel en J. de Loose y para los casi .160 obreros españoles habrá terminado el viaje: juntos se fueron y juntos volvieron.

Traducción M.A.L.T.

Volver

Imágenes de Guadalupen (Paseo Virtual por Extremadura. Página web de Manuel Trinidad)