Marcelina Pancho Herrero, natural de Garganta al Olla en Cáceres, llegó a Eindhoven a principio de los 70 con toda la familia, su marido Gerardo Castaño había emigrado a esta ciudad durante los años 60. En la década de los 90 decidieron regresar a España pero el tiempo vivido en Holanda es algo que ya ninguno de los emigrantes retornados puede olvidar y recuerdan con mucho cariño y añoranza. Una de los recuerdos más hermosos y añorados de la época que les tocó vivir en Eindhoven, fue la amistad con el Padre Jaime Driessen. Marcelina, viendo en esta página de la Emigración Española en Eindhoven las fotografías del padre Jaime, hermosos recuerdos hicieron humedecer sus ojos y como fruto de esos entrañables recuerdos nació este poema, que ella me ha mandado para dedicársele al Padre Jaime en agradecimiento a la amistad, la ayuda y todo el tiempo que les dedicó durante los años de emigración.

 

.

 

AL PADRE JAIME DRIESSEN

 

Cuando llegamos ha Holanda,

tristes y con el corazón dolido,

nos visitabas a todos

dándonos apoyo y alivio.

Luchamos los emigrantes

con con amor y frenesi,

nos aliviaban sus palabras,

aunque hubiese que sufrir.

Le he visto en el ordenador,

Padre Jaime,

y me quedé sorprendida,

 

 

a pesar de ser mayor

aun le brillan sus pupilas,

esta fuerte y arrogante

y su mente esta fresca todavía;

le deseamos de corazon

que aun le quede larga vida.

Le mandamos con afecto

un recuerdo por el aire

y nunca olvidaremos

de que fuimos emigrantes.

 

Marcelina Pancho Herrero (2005)

Vover